lunes. 28.11.2022
AGRICULTURA QUE CUIDA

Cultivos ecológicos, cultivos halal

* El principio central de la ecología es que cada organismo vivo tiene una relación permanente y continua con todos los demás elementos que componen su entorno

* Los alimentos ecológicos tienen como fin nutrir a las personas que los consumen sin perjudicarles

Manzanas ecológicas
Manzanas ecológicas

La agricultura ecológica también llamada agricultura orgánica o biológica es un modo de vida, una forma diferente de ver la producción de alimentos mediante métodos y técnicas respetuosas con el medio ambiente y la salud -tanto del agricultor que los produce como de quien los consume, - al tiempo que produce comida sana de máxima calidad nutrimental y en cantidad suficiente.

En la producción de alimentos ecológicos no se utilizan fertilizantes, insecticidas y otros biocidas que hayan sido obtenidos mediante métodos y sustancias químicas sintéticas, las cuales son la causa de múltiples enfermedades y desequilibrios en la salud de las personas y animales.

Ventajas de cultivar y consumir alimentos ecológicos 

Son más saludables

El uso de pesticidas, insecticidas, antibióticos, fertilizantes, aditivos o cualquier otra sustancia de síntesis, es el causante de infinidad de enfermedades tales como alergias, migrañas, alteraciones hormonales, desequilibrios mentales, enfermedades pulmonares, cardíacas y muchísimas más que se asocian cada día al consumo de alimentos convencionales tratados químicamente.

Son más nutritivos

Los alimentos producidos mediante fertilización orgánica son propulsores de sustancias de defensa frente a agentes patógenos, contienen mayor concentración nutricional en cuanto a proteínas, vitaminas y azúcares, así como minerales esenciales, antioxidantes y anticancerígenos, ya que se respeta el ritmo de crecimiento natural de la plana y se recolecta en su momento óptimo de maduración.  

Tienen más sabor

Al presentar mayor contenido en sustancias como azúcares, ácidos y otras sustancias complejas causantes de aromas y sabores, su sabor es auténtico. Si añadimos que la agricultura ecológica promueve y defiende las variedades tradicionales de fruta, verduras y hortalizas adaptadas a las zonas geográficas concretas, la riqueza en sabor y aroma que ofrece es intensa.

La elaboración de productos artesanales mediante métodos y técnicas tradicionales hacen posible obtener unos alimentos con unas características y sabores que nos recuerdan a los productos de antes, muy alejados de los procesos actuales de industrialización con el consiguiente añadido de aromas y colorantes sintéticos.

No contienen conservantes ni aditivos sintéticos

Sulfitos en el vino, nitratos en los embutidos, ceras artificiales para dar brillo a las frutas… son usos que nada tienen que ver con la agricultura ecológica. Por el contrario, se utilizan sustancias de origen natural que por sus características tienen un efecto conservante, colorante u otros con sustancias como el vinagre, aceite, sal especias, etc.  Respetando el ritmo y proceso natural de producción de los alimentos, se consigue una mejor conservación y duración frente a un alimento cultivado/ tratado de forma convencional.

No contienen pesticidas de síntesis

En la agricultura convencional se utilizan infinidad de productos de síntesis para combatir plagas, malas hierbas (glifosato) y enfermedades que pasan a la cadena alimentaria traspasando una gran carga tóxica tanto a las personas que consumen estos alimentos como al medio ambiente, y causando graves desequilibrios en la salud de la sociedad.

La agricultura ecológica se sirve de recursos más naturales y respetuosos como son el control biológico de plagas, rotación/barbecho, asociación de cultivos y otros que cuidan el entorno y no son perjudiciales para la salud.

No contienen organismos genéticamente modificados (OGM)

La agricultura es un atractivo campo de negocio y desarrollo que la ingeniería genética no iba a dejar escapar. Los OGM o transgénicos, son organismos a los cuales se les ha introducido en su ADN genes totalmente foráneos a su propia especie, es decir, se le introducen genes o secuencias de genes de otras especies para alcanzar el fin deseado. Por ejemplo, la introducción de un gen en una planta de maíz para que produzca una toxina que mate a las orugas, siendo el origen de esa toxina una bacteria. El efecto colateral es que su consumo altera nuestro organismo y el de la fauna que se alimenta de ellos.

Además, los OMG conducen a la uniformidad genética de los cultivos empobreciendo la riqueza y variedad que representa el patrimonio natural y cultural.

Son respetuosos con la naturaleza y el medio ambiente

El cultivo de la agricultura ecológica conserva y respeta la naturaleza, frena los daños causados por la erosión y la pérdida de suelo fértil optimizando el uso de materia orgánica.  Aumenta su fertilidad natural evitando la emisión de residuos contaminantes sobre la tierra y acuíferos, a la vez que minimiza la huella de carbono al reducir el contenido de CO2 y gases de efecto invernadero a la atmósfera.

La biodiversidad natural es fomentada y respetada a través de la permanencia de la flora y fauna existente en el agrosistema, aportando gran riqueza cultural, de tradición, paisajística y de convivencia sostenible entre la agricultura y naturaleza, como ha sido siempre.

La agricultura ecológica es halal, así que ya sabes: cultiva ecológico, cultiva halal.

Cultivos ecológicos, cultivos halal
Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad