lunes. 28.11.2022
LOS MANIQUÍES DE LAS FEDERACIONES

Una entrevista sin respuestas (PDF entrevista sin respuestas)

* Islami.es publica las preguntas sin respuesta dirigidas al doctor Carlos Villaescusa García

* Villaescusa accedió a la entrevista.  Se le enviaron preguntas por escrito. Después de tres días, respondió diciendo: “que lo había meditado” y “que los toros se ven bien desde la barrera”. El señor Villaescusa declinaba la entrevista con esas palabras

* Islami.es solicitó entrevista a Villaescusa en razón de su condición de miembro del Consejo de Gobierno de la FEERI y responsable de su área de Educación y Formación, además de experto en economía islámica y con dominio en otros espacios sociales, culturales y económicos

conferencia-lorca-villaescusa-3 - copia 800
Villaescusa, en una de sus conferencias

En realidad, el señor Villaescusa intenta justificar su miedo a las posibles represalias que la Comisión Islámica de España (CIE) podría tomar contra él, ya que es profesor de enseñanza religiosa islámica (ERI) en un colegio almeriense, y para ejercer tal función necesita de un certificado de idoneidad expedido por la propia CIE. Villaescusa vio peligrar su puesto como docente de ERI, así como que su exposición podría causarle otros perjuicios, absteniéndose de realizar análisis y valoraciones que, por contra, podrían ser útiles a todos los ciudadanos musulmanes de España.

Una sociedad se vale de quienes pueden aumentar su modo de comprensión, de quienes pueden ofrecerle argumentos para pensar y decidir mejor, encontrándose esas habilidades en manos de quienes tienen formación y conocimientos; personas que han desarrollado una dilatada formación académica.

Este tipo de personas  tienen una enorme responsabilidad, pues su estatus conforma luz y permite una mejor orientación. El problema surge cuando deciden abstraerse de su responsabilidad social y optan por atender exclusivamente sus necesidades individuales, desoyendo así a la sociedad a la que se deben y a su propia  conciencia.

Doctorado sobresaliente Cum Laude y Premio Extraordinario de Doctorado (2015) * Graduado en Derecho, Universidad Camilo José Cela (2020) * Máster Oficial en Economía de la Escuela Austríaca, Universidad Rey Juan Carlos (2011) * Máster Oficial en Economía y Gestión de la Empresa, Universidad de Almería (2009) * Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales, Universidad de Valencia (1997). Diplomado (1995). * Certificado en Aptitud Pedagógica (CAP). Universidad de Almería (2002). * Designing & Mentoring of Scenario Scentered Curriculum. Enseñanza Método Socrático. Universidad Ramón Llull Barcelona (2009) * Experto en Urbanismo y Desarrollos Inmobiliarios. Instituto de Práctica Empresarial (2006), y un largo etcétera en su prominente curriculum de más de veinte páginas.

Aún con su extensa y dilatada carrera profesional, el señor Villaescusa mendiga un certificado de idoneidad a emitir por la CIE para que pueda seguir dando clases de ERI en un colegio de Almería. Una enseñanza religiosa que imparte en español, pues aun contando con tantas titulaciones no tuvo tiempo para aprender algo de árabe, ya sea  hablado o escrito. Pero eso no es todo, el señor Villaescusa es miembro de la junta directiva de la Federación Española de Entidades Religiosas Islámicas, FEERI, de la que es presidente Mounir Benjeloun.  Villaescusa es el responsable del área de educación de la FEERI.

Un responsable de educación que se oculta en la sombra y el silencio en lugar de desempeñar su responsabilidad abiertamente y cuestionar públicamente todas las deficiencias y negligencias que impiden que las familias musulmanas tengan la ERI para sus hijos. En estos cuatro años que lleva ocupando esta responsabilidad, no existe ningún documento firmado por él denunciando el desamparo de estas familias, así como tampoco los nombramientos a dedo de otros docentes de ERI,  dejando caer a los pequeños  en manos de profesores que no saben árabe, y aun así no dudan impartir enseñanzas alejadas de su original. Menos aún, ninguna propuesta en defensa de la cultura y legado artístico de los musulmanes.

El señor Villaescusa es una muestra del mal endémico de las juntas de estas federaciones que ponen de escaparate a figurantes con título pero sin vocación de oficio ni de servicio.

La actitud de la FEERI resulta preocupante e inquietante a la vez. Se resiste a ocupar los 4 puestos que tiene asignados en la Comisión Permanente de la CIE por considerar ilegítimo ese órgano, sin embargo, no publica el monto económico que percibe por esa asignación de los 4 miembros, así como que no pone trabas para que miembros de su Consejo de Gobierno soliciten certificados de idoneidad a la CIE para dar clases de ERI, como es el caso de Carlos Villaescusa, miembro de su junta y responsable de educación.

Todo esto conduce a la idea de que la situación actual es como una obra de teatro con guión preestablecido o, lo que es lo mismo, que nadie quiere cambios en el actual sistema de reparto económico y de poder de influencia.

Mientras, los ciudadanos musulmanes viven expectantes ante los desaciertos de unos líderes que ya no saben cómo justificar lo que resulta a todas luces injustificable.

Una entrevista sin respuestas (PDF entrevista sin respuestas)
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad