sábado. 08.10.2022
"Los que más rezan con los mismos labios mentirán“, José Ingenieros, filósofo argentino

Salim Benamara miente

"Con una mentira suele irse muy lejos, pero sin esperanzas de volver", proverbio judío

* Salim Benamara miente y hace flaco favor a su condición de imam y al Imamato en general

5f9b2153b353a - copia

El día 4 de los corrientes recibí un mensaje de Salim Benamara a través de WhatsApp. Es lo que sigue:

Si la ballena de la vida te traga!!

Y el mundo se ha oscurecido para ti dentro de su vientre.

Repite: "No hay más Dios que tú gloria a ti porque yo era uno de los malhechores."

No hay más Dios que tú: el monoteísmo.

Gloria a ti: Alabanza y tasbih.

Yo fui uno de los malhechores: pedir perdón y arrepentimiento..

Repitelo1000 veces

Veras las nubes de la bondad.

Buenas noches.

S. B

Respondí diciendo que la traducción estaba mal, así como su distribución”, para añadir seguidamente: “eso habría que mandárselo a los de la CIE”, esa fue lo que dije. Y dije eso porque el mensaje de Salim Benamara no es fiel a su traducción ni a su distribución en forma de texto unido, y lo de la CIE lo dije porque me pareció bien decirlo en uso de mi derecho a opinar, cosa que no me va a impedir Salim Benamara ni sus acólitos. 

Benamara hace alusión en su mensaje a un Du a del Profeta Yunus (3alaihi salam), una vez que fue tragado por un pez, el cual es identificado por Benamara como una ballena, cosa que nadie ha podido probar, incluso el investigador Cousteau era partidario de la idea de que fue otro pez, no una ballena, pero este punto no es sobre el que gravita la discusión suscitada.

La respuesta de Benamara (aquí la dejo grabada tal como la escribió), “Que lenguaje usas conmigo”, “No te permito hablarme de esa manera”, “Una súplica Lo envié a más de 300 personas…Todos agradecidos, Menos tu¡¡¡ Mal traducida… y envíala a la CIE¡¡¡ … Estas normal Hermano?? En tu tumba vas ha hablar de la CIE? 

A todas esas palabras de imam herido, respondí diciendo (Aquí lo dejo): “y quién eres tú para dar consejos de salvación… Está mal traducida y mal distribuida”, insistí. Lo indeseable de todo esto es que Benamara comparte grupos de WhatsApp en los que ha vertido calumnias sobre mi persona, llamándome “enfermo”,  así como que le he insultado, entre cosas. En ningún momento hice uso de ningún insulto. Y usted lo sabe. Y si lo tiene, muéstrelo. Sea valiente.

Benamara es un triste reflejo de la calidad de Imamato que hay en España. En el caso concreto de Benamara hay que decir que falta a la verdad y que desconoce los matices de la lengua española.

La súplica de sidna Yunusu (3alaihi salam), una súplica que recomendaba el Profeta (sws) en momentos de agobio y pesar dice: "La Ilaha il la Anta, subhhanaka, inni kuntu min Adzalimin", cuya traducción más cercana al original sería: "No hay más Dios que Tú, Alabado seas, yo me cuento entre los pecadores", pues la palabra Adzalimin, en términos etimológicos podría significar “equivocados”, “descarriados”, “los que estaban en senda incorrecta”, etc., sin embargo, Benamara la traduce como “Malhechores”. Un malhechor es otra  cosa.

Según el diccionario español un malhechor es: [persona] Que comete acciones delictivas de forma habitual, es decir, que atenta contra el orden social de la comunidad a la que pertenece, alterándolo de forma significativa y causando daño a las personas y propiedades, que no es el caso de la palabra ´adzalimin´, pues tal afirmación tiene que ver con el fuero interno, con vivencia interior, o lo que es lo mismo, cierta controversia entre tu fe y tus acciones.

Es por eso que usar `Malhechor´ como sinónimo de `Adzalimin´ es un error que invalida la traducción, pues con ello se transmite algo que no es cierto, independientemente de que existe lesión a la propia religión, cosa por la que debería velar todo imam que se precie como tal.

Estas personas que se erigen en directores de almas, que andan dando consejos de cómo salvarte, que se autodefinen como seres infalibles, que se piensan libres de toda culpa, que se convencen a sí mismos de que ellos son los guías elegidos, entre otras muchas virtudes y etiquetas que ellos mismos bordan y se cuelgan, son los que verdaderamente necesitan educación, pero educación simple, aquella que tiene que ver con los buenos modales, educación básica, aquella que te conciencia del respeto hacia los demás…  ¿Quién es Salim Benamara?

Salim Benamara es un hombre que desconoce los matices y los enredos de las palabras, y ya luciendo esa carencia, unida a su condición de imam, que debería sonrojarle, pues  bien haría en tener cuidado a la hora de traducir y transmitir mensajes, ya que hace llegar lo que no es correcto y  lo que no es cierto.

Como imam que se gusta, Salim Benamara debería cuidar su lenguaje y no descuidar las consecuencias de sus excesos, que sí las descuida con asiduidad. Usted no es nadie para mandar mensajes de salvación. Usted no reúne condiciones para señalar caminos para expiar pecados. Usted no está ungido por el cielo. Inténtelo con sus amigos de la CIE, pues usted está con ellos, comparte mesa y mantel, y muchas más cosas. Hágalo, dígales que llevan treinta años, que los musulmanes de España no tienen nada. Pero eso usted no lo hará, pues le faltan agallas, tal como le faltan a muchos como usted. Son ustedes del mismo piñón y de la misma rueda. Sólo se atreven a eso, a asomar de vez en cuando la cabecita para lanzar proclamas de premios y castigos, pero ahí se quedan. Los verdaderos problemas no los abordan nunca, no les interesan. Hablar es barato. Usted que afirmaba en sus círculos privados que iba a dejar su cargo en la CIE, ahí sigue, parapetado como todos ellos.

Salim Benamara, si hay alguien enfermo es usted, y lo está de vanidad, de ego que le desborda, de ira  incontenida.

Usted carece de humildad, y la que presenta en sus actos sociales no es cierta. Usted es cómplice de esa terna de gestores incompetentes. Aquellos  que después de treinta años tienen sumidos en la tristeza y la desesperanza a  los musulmanes de España. Esos de quienes usted es amigo y mentor,  en tanto en cuanto ustedes siguen mirándose el ombligo, como si no existiese más mundo que el suyo, más virtud que la suya. ¡Qué equivocados están!

Ellos son un mal ejemplo, y usted también. No hacía falta que perdiera su máscara, ya intuíamos lo que había detrás, y lo que hay en otros sitios más recónditos. Es cuestión de tiempo, todo es cuestión de tiempo. La verdad se abrirá paso. No lo dude.

Salim Benamara miente
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad