lunes. 28.11.2022
CEMENTERIOS ISLÁMICOS DE ANDALUCÍA

La Rauda de Granada

* "Por desgracia, hoy en día existe el negocio de la muerte, ... Los musulmanes debemos esforzarnos en lograr y mantenernos al margen de la especulación, y brindar al musulmán el derecho a ser enterrado conforme a nuestro rito y sin coste, o al menos por un precio reducido y asequible para poder afrontar los gastos derivados de mantenimiento de los cementerios"

"... se puede hacer la oración sin tener mezquita, pero no se puede enterrar por el rito islámico sin contar con un cementerio musulmán"

Shuaib Sánchez
Shuaib Sánchez

Enclavado en la Dehesa del Generalife, al este de la ciudad, el cementerio islámico “La Rauda” de Granada se encuentra integrado en el conjunto histórico, monumental y paisajístico de la Alhambra, en unos terrenos de titularidad estatal a cargo de la Fundación del Patronato de la Alhambra y el Generalife.

Creado, como tantos otros, para dar sepultura a los soldados marroquíes que combatieron durante la guerra civil española, retomó su actividad en 1980. 

Fruto del acuerdo del ayuntamiento con el Consejo Islámico de Granada, su gestión recae sobre la Empresa municipal de cementerio y servicios funerarios de la ciudad, mientras el Consejo se reserva el trabajo de manipular a los difuntos y excavar las fosas.

Con once cementerios o parcelas destinadas a enterramientos islámicos; diez municipales y uno privado, Andalucía es, junto con las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, la primera comunidad autónoma en la que se permite la inhumación sin féretro.

Entrevistamos a Ahmed Yusuf Maza, Responsable de La Rauda Islámica de Granada,  Presidente de la Comunidad Musulmana de la Mezquita Temor de Allah (Taqwa), y a Shuaib Sánchez, Colaborador y encargado de obras de La Rauda Islámica de Granada, Secretario de la C.M. Mezquita Temor de Allah (Taqwa) y Presidente de la Fundación Mezquita de la Vega.

Pregunta.- Finalizada la guerra civil y tras años en el olvido las inhumaciones en La Rauda se retomaron de manera un tanto casual. ¿Cómo fue?

Respuesta.- Nos enteramos por medio de un empleado del Ayuntamiento de la existencia de este enterramiento de soldados marroquíes durante la Guerra civil.

Con lo cual existía de hecho un cementerio musulmán, pero sin legalidad, por un vacío en la legislación. Hasta su legalización nosotros lo estuvimos utilizándolo en los enterramientos que fueron necesarios. No tuvimos en todo este tiempo ningún problema con las autoridades.

P.- Hace ahora 20 años, el 25 de octubre de 2002, un requerimiento judicial llevó al Ayuntamiento de Granada a legalizar el cementerio por vía de urgencia ¿Cuál era su estado hasta entonces?

R.- Hasta que la Comunidad Musulmana de Granada lo empezamos a utilizar, estaba completamente abandonado, muy pocas personas sabían de su existencia, al no estar señalizado ni acotado. A partir de entonces, nosotros comenzamos a limpiar el terreno, señalizar las tumbas e incluso a vallarlo con una cerca provisional.

P.- Uno de los requisitos para enterrarse en La Rauda es estar empadronado en la provincia. ¿Qué otros requisitos se exigen? ¿Qué capacidad tiene el cementerio; es necesaria su ampliación?,

R.- Los requisitos para poder ser enterrado en el cementerio musulmán La Rauda de Granada son: Ser musulmán y fallecer en Granada o el área metropolitana, o bien estar empadronado en la ciudad de Granada o su área metropolitana, independientemente del lugar en que fallezca.

Actualmente en el cementerio hay alrededor de 350 tumbas más las de la época de la Guerra civil, unas 40 tumbas. De forma estimada, se prevé que el resto del espacio podría dar cabida a otras 300 ó 400 tumbas.

Sí bien no es de urgencia inmediata, la ampliación del cementerio es un punto muy importante, ya que hay factores que hacen que los enterramientos en el cementerio musulmán estén aumentando de forma exponencial. Algunos de estos factores son: el crecimiento de la comunidad musulmana en Granada, un gran porcentaje de ésta en edad avanzada y el aumento de enterramientos de musulmanes no españoles, cuyas familias optan por no repatriarlos debido al elevado coste y a que la mayor parte de sus familiares llevan mucho tiempo residiendo en España.

P.- En Andalucía se permite enterrar sin féretro ¿qué les diría a las autoridades de otras comunidades autónomas para que dejaran de poner trabas y levantaran la obligatoriedad del uso de ataúd? ¿Cree que la influencia del lobby funerario tiene algo que ver?

R.- En el marco de la ley mortuoria, el uso de féretro para los enterramientos en tierra, siempre y cuando no se trate de un caso de muerte por infección donde exista riesgo, se permite por razones de tipo religioso. Sin embargo, la ley no es específica en este aspecto, por lo que la decisión última es competencia de los ayuntamientos.

Las comunidades musulmanas deben insistir en este punto, ya que es por un motivo religioso que la ley ampara. Los ayuntamientos por su parte deben valorar las condiciones del terreno y, de no haber aguas subterráneas o adyacentes que puedan verse afectadas, respetar el derecho religioso de ser enterrado con sudario y sin ataúd.

Por desgracia, hoy en día existe el negocio de la muerte, por lo que es probable que ciertos sectores estén en contra de esto. Los musulmanes debemos esforzarnos en lograr y mantenernos al margen de la especulación, y brindar al musulmán el derecho a ser enterrado conforme a nuestro rito y sin coste, o al menos por un precio reducido y asequible para poder afrontar los gastos derivados de mantenimiento de los cementerios.

P.- El número de cementerios islámicos en España es insuficiente, y los que existen, están a punto de colmatarse dándose el caso de difuntos musulmanes, españoles autóctonos, enterrándose en África (Ceuta) ante la imposibilidad de hacerlo en la península. ¿Qué está fallando? ¿Las comunidades islámicas, con la Comisión Islámica de España a la cabeza, no defienden los derechos de sus "fieles”?

R.- En primer lugar, hay una gran falta de concientización en la comunidad musulmana en España de la gran importancia de la necesidad de disponer de cementerios musulmanes. También gran desconocimiento de este derecho legal. Me atrevería a decir que, para cualquier agrupación de musulmanes de cualquier localidad, antes de pensar en abrir una mezquita deberían gestionar la obtención de un cementerio o parcela para enterramientos islámicos, bien sea a través de una cesión del ayuntamiento o mediante la compra de un espacio destinado a tal fin. Pues, se puede hacer la oración sin tener mezquita, pero no se puede enterrar por el rito islámico sin contar con un cementerio musulmán.

La ley y el derecho a disponer de este espacio existe, sin embargo, la comunidad musulmana de cada municipio o localidad tiene que seguir las vías legales para la consecución del mismo. Dependiendo de cada ayuntamiento, lograr esto será un proceso fácil y rápido o largo y tortuoso, pero hay que estar encima e insistir, de lo contrario la administración no va a mover un dedo por nosotros.

P.- En la Guía para la Gestión de la diversidad religiosa en cementerios y servicios funerarios de la Fundación Pluralismo y Convivencia, que contó con la aprobación de la Comisión Islámica de España, se plantea la posibilidad de enterramientos múltiples en profundidad ¿Qué opinión le merece esta propuesta? ¿La practican en La Rauda?

R.- En el Islam, los enterramientos múltiples se han venido practicando desde sus inicios, cuando las circunstancias lo han requerido, bien fuera por guerras o epidemias u otros motivos similares.

En La Rauda de Granada aún no se ha tenido que realizar esta práctica porque aún se dispone de espacio. Pero en un futuro, si se diera el caso y las condiciones, la ley islámica contempla poder enterrar a un difunto musulmán en la misma tumba de otro, sin sacar los huesos de este, sólo apartándolos a un lado en la misma fosa.

P.- Hemos visto como en 2002 un requerimiento judicial obligó al Ayuntamiento de Granada a dar sepultura a un difunto musulmán, ¿Cree que es la vía para que los ayuntamientos atiendan la demanda de sus ciudadanos y doten parcelas públicas para ello?

R.- Quizá como último recurso. Si un ayuntamiento se niega rotundamente a pesar de disponer de medios para la consecución de una parcela para enterramientos islámicos, entonces habrá que optar por medidas legales más contundentes.

P.- Vienen siendo habitual las noticias del descubrimiento de antiguas necrópolis islámicas de la época en que Andalucía era conocida como Al Ándalus. Hay indicios de que muchos de esos cuerpos pasan años almacenados en estanterías o depósitos hasta que las autoridades les asignen un sitio donde inhumarlos ¿Cuál es el destino de los restos humanos hallados en excavaciones procedentes de antiguas necrópolis islámicas? ¿Se entierran en La Rauda u otro cementerio islámico?

R.- Desconozco el procedimiento que se realiza en estos casos. La ley islámica establece que no se deben extraer restos de un difunto musulmán de su lugar ni trasladar a otro.

En estos momentos se ha procedido a la exhumación de 600 fallecidos del cementerio de Puerta Elvira durante la época Zirí y Nazarí, por la construcción de un aparcamiento en la calle Ventanilla.  Y estamos negociando con la dirección de la excavación el que nos sean entregados para darles un enterramiento digno, aunque sea en una fosa común y no queden almacenados y olvidados en cualquier sótano de la universidad para ser utilizados en estudios antropológicos.

La Rauda de Granada
Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad