martes. 04.10.2022
Es preferible confiarse a un caballo sin brida que a un discurso sin orden (Teofrasto)

¡Albricias! Llega Benaísa (Vídeo)

* En el comienzo del vídeo el predicador tiene que preguntar a sus ayudantes sobre el lugar en el que están porque no se acuerda

* Con gafas espejo ocultando la verdad de sus ojos y en su ya habitual lenguaje, advierte a sus seguidores de que los regalos a sortear aún no están disponibles, al tiempo que les anima para que realicen donaciones rápidas para conseguirlos

 

Indulgencias
Indulgencias

…” te imaginas que un joven que piensa, que piensa  que la única salida que tiene es salir a la calle a traficar con drogas, a vender droga, a robar para poder tener algo, para poder llegar a ser alguien y que le entre la curiosidad, venga a la mezquita, le toque ese ordenador que tú has patrocinado, cambie el chip, empieza a estudiar, empiece a buscar formas de mejorar su vida, se acerque más a Allah Subhana wa ta’ala y se convierta en una mejor persona abandonando todo el haram, tú te llevaras toda la recompensa que recaiga sobre ese joven o sobre esa joven. No lo pienses, por muy poco puedes conseguir mucho”, en una grabación anterior a la de Alhucemas

En ese  vídeo de casi diez minutos, de los que siete los dedica a promover asistencia al acto y pedir colaboración económica,  no ceja en su empeño de llenar la mezquita de Ibn Roshd, el día 10 de septiembre.

Benaísa expone como atractivo los sorteos que piensa realizar, reconociendo que los objetos a sortear están todavía pendientes de  comprar o ser donados. Una deshonesta versión de la hospitalidad musulmana en la que te piden dinero hasta para comprar el té al que te han invitado.

Como recompensa, Benaísa ofrece los favores de Dios para quienes colaboren en su peculiar modo de explicar la vida bajo el prisma del Islam, que recuerda mucho la decadencia moral y corrupción de las indulgencias como forma de obtener el perdón de los pecados – hasanat, en este caso- para salir lo antes posible del Purgatorio y alcanzar el Cielo inmaculado.

La organización del acto corre a cargo de la Comunidad Islámica Iqra de Ceuta, inscrita en el Ministerio de Justicia con el número 024716, siendo sus estatutos aprobados en junio de 2019, y su domicilio social en los bajos de la mezquita de Benzú, lugar en el que se prevé que tendrá lugar la conferencia de Benaísa, pues resulta poco probable que Marruecos apruebe su realización en la sala destinada al rezo.

Iqra está adscrita a la Unión de Comunidades Islámicas de España UCIDE, cuyo presidente y tesorero están imputados en una causa penal abierta por la Audiencia Nacional. La organización del evento arroja un manto de preocupación e inquietud sobre Iqra.

El presidente de la UCIDE, Ayman Adlbi, también lo es de la CIE, Comisión Islámica de España, entidad que recibe subvenciones anuales tanto de la administración central como de la Ciudad de Ceuta.  Ambas entidades están profundamente ensambladas en su jerarquía administrativa, tanto como que desde hace años vienen compartiendo domicilio social, así como ideario y hábitos de vida.

En su vídeo, Benaísa promete una “tarde maravillosa”, así como que invita a la juventud a asistir y completar el aforo, a la vez que promete una charla para reconducir el estilo de vida de aquellos jóvenes que no han sabido granjearse recursos de vida lícitos y provechosos.

Benaísa hace extensiva su invitación a los no musulmanes, como si estos estuviesen ávidos de verle como ángel bendito, y como si no hubiera joven alguno en toda Ceuta que no haya sucumbido al mundo del delito y del extravío, mientras alza un mensaje “redentor” a los jóvenes pecadores con el gancho de hacerlos afortunados.

Lo que necesita la juventud musulmana de Ceuta son decisiones políticas que mejoren sus condiciones laborales, lo que a su vez permitirá mejores y más dignas opciones de vida que asistir a sorteos de cheques de ropa y calzado.

Pedirle a la gente que acuda a una conferencia a la vez que se le pide haga donaciones aceptándose cualquiera de ellas, incluso las que tienen que ver con el té y las pastas, manifiesta la decadencia humana y espiritual de semejante orador y sus organizadores, más grave y fallido el intento si la cosa se adereza con condimentos religiosos  y dulces en forma de esperanza.

El temple y la suficiencia de un líder religioso no se forjan mediante vídeos, sonrisas y ojos tapados con gafas espejo; menos aún, con discursos como el suyo, muchas veces misógino y con estampados de perfiles ocultos.

Las RRSS están repletas de oradores y salvadores de almas. El Islam es trivializado hasta extremos insospechados, situación a la que son ajenas las otras religiones.

Ser útil a la sociedad implica abnegación y servicio desinteresado, ese dar sin esperar nada a cambio. Lo que no prohíbe la ley, lo prohíbe la honestidad, decía un filósofo griego. Mucho más difícil resulta alcanzar honestidad espiritual. Y para esa escalera no valen gafas espejo ni pérdidas de conciencia del lugar, como tampoco valen promesas de regalos que giran en torno a juegos de azar.

Hablar de Islam no es nada fácil, pero estos “líderes” lo han conseguido, sin embargo, su éxito es inoperante en términos sociales, pues no ayuda ni soluciona nada; antes bien, desorienta y hurta conceptos de autoestima, y es por ahí por donde van ese tipo de predicadores, cuyo as no es otro que transmitir a los más vulnerables que son dependientes.

¡Albricias! Llega Benaísa (Vídeo)
Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad